Electrofil SUMA

Evolución y proyección del mercado de la domótica, por Raúl Pardo y Miguel Lopes

Finalizamos el mes de la domótica con una entrevista a dos de nuestros expertos en IoT, Raúl Pardo y Miguel Lopes, quienes nos comentan la evolución del mercado de la domótica, su situación actual y proyección a futuro:

Raúl Pardo

Raúl, hace unos años concebíamos la domótica como algo futurista y fuera del alcance de la mayoría, ¿cuál es la situación actual de este mercado?

Hoy día ya no se concibe como algo futurista, ha llegado al presente. Algunas promociones ya se están ofreciendo con un mínimo de domótica y es algo que todas deberían incorporar.

Ya no es que podamos controlar los elementos desde el sofá, que realmente, a mi parecer, eso no es domótica, sino que la casa interactúe por sí misma:

que si tienes una fuga de agua la casa te avise y corte tu suministro de agua, lo mismo con una avería eléctrica o si la casa detecta que hace demasiado calor en la vivienda, y estás dentro, que la climatice y baje las persianas. Esto es lo que yo concibo como domótica y lo que forma parte del presente, entre otras cosas, podemos lo podemos adquirir fácilmente, ya que la mayoría de los fabricantes del mercado lo ofrecen.

¿Crees que ese incremento que supone la instalación de domótica en la vivienda nueva será bien aceptada por parte del consumidor?

En una vivienda nueva yo creo que se vende solo porque no estamos hablando de un incremento grandísimo, como mucho un 2% del precio de la vivienda, y estaríamos ante una vivienda conectada a todos los niveles: controles iluminación, toma de corriente, persianas, electroválvula de agua… Yo creo que es asumible para el valor añadido que le das. Muchas veces se nos va la cabeza en comprar un sofá de 3.000€, cuando la domótica de esa casa vale menos de la mitad, y quizás es un elemento que le da mucho más valor a la vivienda y te acompaña durante toda la vida de la misma. Tiene más sentido invertir en domótica que en otros aspectos materiales que sean más decorativos y no tan funcionales.

En vivienda antigua, ¿la predisposición por parte del consumidor para instalar este tipo de instalaciones es bueno?

Lo veo más orientado a la reforma, de hecho, se vende más para ello que para vivienda nueva. Quien arregla su casa entera, de suelo a tejado, ya lo demanda y es quien valora las ventajas de este tipo de instalación y decide realizar la inversión, es por ello que yo creo que las promotoras se equivocan al no ofrecerlo desde 0. Hoy día el cliente final cada vez solicita más tecnología y una mayor conectividad en su hogar.

¿Miguel, qué beneficios nos aporta en nuestro día a día disponer de un hogar conectado?

El beneficio principal es la seguridad. Disponer de alarmas, detectores, sensores de movimiento, cámaras… todos estos elementos ya están disponibles en los sistemas de domótica más básicos y aportan al cliente un alto nivel de seguridad. Además, le permite tener un control total sobre su vivienda al alcance de su mano en cualquier momento y lugar. Por otro lado, por supuesto, también aporta comodidad.

¿Qué características creéis que debe tener un hogar conectado?

Raúl Pardo: Las principales características se tienen que fijar en las principales ventajas de la domótica: Seguridad y control de elementos básicos: iluminación, ventanas…

Miguel Lopes: Es importante también que el sistema sea escalable, ya que ello permitirá al cliente probar el sistema e ir incrementado el control de todos los elementos de su vivienda poco a poco, sin necesidad de realizar la inversión de un sistema completo desde el principio.

Se habla mucho de la relación domótica-seguridad, pero ¿realmente qué ventajas puede aportar un sistema de domótica diferente al que aporta un sistema de seguridad tradicional?

Miguel Lopes: Los sistemas de seguridad tradicionales simplemente protegen tu vivienda frente a intrusión, pero no controlan otros parámetros que sí se controlan con la domótica, como protección frente a inundación, fugas de gas… La domótica es parte de seguridad y parte de control de las instalaciones de tu vivienda. Además, un sistema de domótica se diseña en torno a las necesidades del cliente, los sistemas de seguridad tradicionales son más rígidos en este aspecto. Otra ventaja es que no implica abonar la cuota mensual que implica el sistema tradicional.

Equipo Electrofil SUMA. Delegación de Badajoz

¿Cómo de cerca veis un futuro en el que todos los edificios sean inteligentes?

Raúl Pardo: Bueno… es que todos los edificios son muchos edificios… (risas). Creo que para eso queda bastante, quizás veo más cerca que a partir de ahora todas las nuevas construcciones lleven algo de domótica. Para antiguas construcciones, al igual que hay ayudas para la eficiencia energética de los edificios, sería interesante que hubiera otras para la mejora de las instalaciones eléctricas y que, si además le incorporas domótica, se incrementase un tanto por ciento. La domótica también entra dentro de la eficiencia energética, aunque no implique una reducción directa del CO2.

Miguel Lopes: Que todos los hogares estén totalmente conectados en un plazo medio de tiempo es complicado. Lo bueno es que cada vez hay más obra nueva que viene con preinstalación de domótica: preinstalación de motores en persianas, control de iluminación… Probablemente esto haga que el dueño de la vivienda aprecie los beneficios de la misma y acabe ampliando el sistema.

Con respecto a la domótica en el sector terciario, ¿qué beneficios obtiene el empresario con este tipo de sistemas?

Raúl Pardo: Sirve sobre todo para tener controlados los edificios, en concreto los consumos, principalmente. Además, ayuda a reducir la famosa huella de carbono, permite al empresario tener total dominio de todas las instalaciones desde cualquier punto e incrementa el bienestar de los trabajadores. En definitiva, aporta control, seguridad, bienestar y ahorro a los negocios.

Al igual que en cualquier edificio terciario que se ejecute hay un sistema de control prescrito, integrado que te controla la climatización, la iluminación… algo así debería haber para la vivienda. Hospitales, juzgados, edificios de oficinas privados… todos tienen este sistema centralizado, ¿por qué no hacerlo igual en una vivienda?.

Los costos en estas instalaciones son mayores ¿realmente merece la pena?

Raúl Pardo: En este tipo de instalaciones es dónde más merece la pena, ya que si sucede algo los costos son mayores. Siempre va a ser menor la inversión que la pérdida que puedas tener en caso de incidente. Además, la domótica cada vez tiene un costo menos elevado. Es curioso que, en lugar de subir el precio, cada año hemos visto como ha ido en descenso, debido en gran medida al incremento de la competencia.

Este mercado está cada vez más en auge, ¿creéis que llegará a ser una herramienta imprescindible en nuestra vida diaria?

Miguel Lopes: Yo creo que sí, al igual que hace 20 años veíamos el móvil como un lujo y algo totalmente prescindible, hoy día nadie sale de casa sin llevarlo en el bolsillo, es algo prácticamente imprescindible, pues lo mismo trasladado a la domótica y los electrodomésticos inteligentes, al final es algo que nos va a empujar. Nos iremos acostumbrando a la comodidad que nos aportan este tipo de instalaciones y, enlazado además a otros dispositivos, como los altavoces inteligentes, nos irá generando la necesidad. Eso que hoy día vemos como un plus en un futuro lo veremos como algo imprescindible en nuestra vida diaria.

Raúl Pardo: El cliente final no le tiene miedo a este tipo de instalaciones, es el instalador el que es un poco más reticente a las mismas, pero perdiéndoles el miedo y viendo la facilidad en su instalación ofrecerán algo diferente al cliente e irán por delante de su competencia. La mayoría de las instalaciones son plug&play, por lo que labor de instalación en sí cada vez tienen menos. Antes no había domótica plug&play, todos los sistemas necesitaban una instalación compleja, ahora todo es mucho más sencillo, por lo que tanto instaladores como cliente final se irán acostumbrando a ello y se introducirá en nuestra vida diaria como cualquier elemento cotidiano.

ÁREA CLIENTES
Translate »